Este artículo puede pertenecer a la primera temporada de muchas, porque si hay algo que me apasiona, aparte de la moda, son las series: enganchan como un libro, nos acompañan durante un tiempo, conocemos a los personajes y evolucionamos junto a ellos. Y un buen diseño de vestuario, entre otras cosas, permite que cada historia sea creíble y nos atrape.

Un icono: Sex and the city 

Si hablamos de series y moda no podíamos empezar con ninguna otra. Durante sus seis temporadas vimos una evolución notable. Debido al éxito de la primera el interés de las grandes firmas de moda por colaborar en la serie fue creciendo. Patricia Field, la estilista de la serie, fue la culpable de este éxito. Field construyó junto a Sarah Jessica Parker el estilo de Carrie, la personalidad más compleja y menos definida de todas. Sus estilismos fueron reflejando la evolución del personaje temporada tras temporada; su afición por la moda y sus combinaciones imposibles, que defendía como nadie, hicieron de ella un icono. De ella aprendimos a rebuscar en mercadillos para encontrar piezas vintage únicas, a combinar prendas de lujo con prendas low cost, la importancia de los complementos y, sobre todo, a arriesgar y jugar con la moda.

Una de época: The Deuce

Nueva York, años 60, 70, 80. Cuenta los inicios de la industria del cine porno en Estados Unidos. Habla de la misoginia y de la lucha de la mujer por sobrevivir en un mundo de hombres. La calle y sus estilismos nos pueden recordar a Taxi Driver, viene a ser la misma sórdida y desoladora Nueva York. Pienso en la reciente tendencia setentera que inunda tiendas y pasarelas, y me imagino que, como yo, alguien más se habrá enamorado de más de una prenda, tanto masculina como femenina, de esta serie.

Una moderna: Euphoria

Llegó para a recordarnos que los problemas adolescentes de los institutos americanos son de todo menos fáciles. Rue la protagonista, interpretada por Zendaya, adicta y deprimida, destacan su estilismo grunge y sus aires noventeros. Kat, interpretada por Barbie Ferreira, sufre un cambio drástico en la primera temporada, y cambia de look completamente para presentar su nuevo «yo». Jules es, quizás, el personaje más transgresor: su pasión por la moda se percibe en cada estilismo y en sus maravillosos maquillajes; fantasías llenas de color y glitter, que están siendo toda una inspiración.

 

To be continued…