James Bond, Jason Bourne, Ethan Hunt y, hasta, sí, Johnny English, han pasado por este entrenamiento. Ser espía en el cine requiere de una serie de clichés sin los que es imposible combatir al crimen. Desde el MI6 hasta la CIA pasando por la T.I.A., todas las agencias de inteligencia cumplen con este manual.

 

  1. Conduce un supercoche. Es más importante que cualquier arma, sin un coche de lujo acorde con tu estatus y esmoquin no eres nadie. Que tengas que llevar a cabo una persecución por azoteas o por un mercado en el que alguien inevitablemente chocará contra un puesto de fruta son una posibilidad; que tengas una persecución a toda velocidad en un vehículo es una realidad.
  2. Ten muchos gadgets. No te preocupes, no hace falta ser un cyborg a lo Inspector Gadget para conseguirlos. Ya sea en tus propias instalaciones secretas o en una tienda de ropa cool como en Kingsman, siempre tendrás un lugar al que acudir para hacerte con un reloj con cuerda estranguladora o con un bolígrafo lanzamisiles.
  3. Visita los mejores lugares del mundo. Lo quieras o no, Londres siempre va a estar en tus planes. ¡Es asombrosa la obsesión que tienen los criminales por hacer el mal allí! Otro destino casi seguro es la costa francesa y probablemente un remoto lugar de Sudamérica repleto de militares con un sospechoso acento mexicano. El sur de Asia, por su parte, es un lugar cada vez más en auge entre los espías más internacionales.
  4. Déjate traicionar por una femme fatale. ¡No hay manera! Los agentes caen una y otra vez en la misma trampa: tarde o temprano una mujer te robará tu corazón y tu cargador de balas. Ni siquiera ser una espía como se demuestra en Atómica lo cambia. La única opción viable es la de imitar a Brad Pitt y Angelina Jolie y casarse sin saber lo que realmente es cada uno.
  5. Consigue a alguien que te cubra las espaldas. Cuando esté todo a punto de irse al garete, cuando seas un prisionero en la guarida del malo y te esté sermoneando con su plan de aniquilación mundial… ¡tu fiel compañero te salvará! Puede ser alguien que elijas tú o alguien que te venga impuesto y sobre quien en un principio no confiabas, da igual. Lo importante es que estará allí, incluso dispuesto a dar su vida, al final del todo.
  6. Objetivo: el archienemigo. Ethan Hunt tiene a Owen Damian; 007 al Dr. No, a Tiburón y a la organización SPECTRE entre sus incontables villanos; y Austin Powers al mismísimo Dr. Maligno. Tu nivel de espía es equiparable al nivel de tu archienemigo, así que más te vale que en tu pasado haya una buena historia de traición que te una a él. Pero tampoco te pases, no vayas a ser Gary Oldman en El topo y encontrártelo todavía en casa.