El rostro del jefe del cartel de Sinaloa aparece en las paredes del estand, en las prendas y hasta en las cajas

 El narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán es el protagonista de una marca de ropa presentada en el certamen Intermoda de Guadalajara, engrandeciendo más si cabe su impacto en el imaginario colectivo. La línea de ropa y accesorios toma el sobrenombre del capo y el número 701 -el lugar que la revista Forbes le dio en la lista de hombres más ricos del mundo- y fue diseñada por la hija del capo, Alejandrina Guzmán. Las prendas cuestan desde 701 pesos (unos 33 euros) a los 15.000 pesos (alrededor de 700 euros), y tuvieron muy buena acogida en Intermoda horas antes de que se dicte sentencia contra el narcotraficante en Nueva York.

El portavoz, Gilberto de Anda, dijo que la marca tiene 13 años de antigüedad pero es la primera ocasión en que los 19 diseños que conforman la primera colección son mostrados en un espacio para venta al público. Fue la hija del Chapoquien tuvo la idea de explotar la imagen de su padre en moda y vendió los derechos a una empresa para que se encargara de la distribución. “También despierta el morbo, obviamente, y el morbo vende, pero a nosotros no nos interesa”, agregó.