La forma de ver la televisión ha cambiado. Ahora muchas series y películas son interactivas, lo que nos permite decidir cómo queremos que transcurra la trama y guiar el destino de los personajes

“Si decides tomar el ascensor, ve a la página 52. Si prefieres subir por las escaleras, ve a la página 23”. Así disfrutábamos hace unos cuantos años con los libros Elige tu propia aventura. Basándose en esa tradición literaria, las televisiones han apostado por contenidos que involucran al espectador en la trama: la audiencia tiene la última palabra.

NEOX

El canal de Atresmedia fue uno de los pioneros. La serie Dirígeme: El rescate fue la primera ficción española donde el espectador decidía lo que iba a ocurrir en el siguiente capítulo. Laura era la protagonista, cuyo novio fue secuestrado, y eran los propios espectadores quienes dirigían los pasos de la chica para resolver el caso. Lo hacían a través del teléfono de casa, vía SMS o las páginas web de la cadena. Todas las semanas se emitía un capítulo de unos 8 o 10 minutos de duración y después la audiencia tenía la posibilidad de elegir un final para dicho capitulo, que se emitiría siete días después.

RTVE

Otra de las novedades se llama Si fueras tú. Esta webserie de la televisión pública fue todo un éxito: reunió a más de un millón de visitantes en su web, Youtube, Facebook e Instagram. La serie la protagoniza Alba, una joven que se muda a una nueva urbanización y descubre que guarda una misteriosa relación con una chica desaparecida seis meses antes. Al final de cada capítulo, la chica debía elegir entre dos opciones; la audiencia votaba y con el resultado se desarrollaba la trama del siguiente capítulo. Pero eso no es todo. Tras el capítulo, Alba se conectaba en directo en Facebook, donde contaba todo lo ocurrido, expresaba sus emociones e interactuaba con sus seguidores. Incluso los usuarios podían formar parte de la agenda del teléfono de Alba, recibiendo mensajes de Whatsapp y contenidos exclusivos.

NETFLIX

Bandersnatch, la película interactiva de Black Mirror, ha causado furor en los últimos meses. Así lo anuncia Netflix: “En 1984, un programador comienza a cuestionar la realidad mientras adapta una novela de fantasía a un videojuego. Un cuento alucinante con múltiples finales”. Exactamente, tiene cinco finales y múltiples combinaciones para llegar a ellos. Dependiendo de las opciones que se elijan, la historia tomará diferentes rutas. En este caso, a diferencia de las series, destaca la inmediatez, ya que el espectador toma decisiones en tiempo real, respondiendo desde preguntas tan banales como qué cereales desayunará el protagonista, hasta otras mucho más relevantes. En total, la película puede durar entre 45 minutos o dos horas.