Todo el mundo habla de lo superalimentos y muy lejos de pasarse de moda, este 2019 también van a estar presentes en nuestras cocinas

Teff: ideal para el deportista
Este cereal con nutrientes similares a los de la quinoa se utiliza principalmente para elaborar pan y bebidas. Gracias a su alto contenido en fibra, no solo conseguirá que te sientas más satisfecho con menos cantidad de comida, sino que te mantendrás saciado durante mucho más tiempo. Si eres deportista, su nivel de proteínas lo convierten en un superalimento ideal para ti porque ayuda a recuperar masa muscular tras el entrenamiento.

Semillas de sandía: poder antioxidante
Aunque por instinto natural nunca te comas las semillas de sandía, te sorprenderá saber que estas pequeñas pipas tienen un alto poder nutritivo: ayudan a combatir la formación de radicales libres culpables del envejecimiento prematuro gracias a sus antioxidantes y su efecto diurético reduce la retención de líquidos y las toxinas acumuladas dentro de tu organismo. Lo mejor para tomarlas es en forma de infusión.

Bone broth: el caldo de los famosos

Aunque lleva un tiempo siendo una de las curas de belleza de las estrellas de Hollywood, todavía no se ha popularizado tanto en nuestros lares. Este caldo que se prepara hirviendo en agua huesos y cartílagos de diferentes animales. Está lleno de colágeno, uno de los principales responsables de que los tejidos se mantengan flexibles y no sufran flacidez.

Agua de Abedul: desintoxica el hígado

Con permiso del agua de coco, el de abedul es el líquido de moda. Esta «superbebida», extraída de hojas, tallos y troncos de árboles de los bosques finlandeses, se bebe desde hace siglos en los países escandinavos porque está repleta de nutrientes, vitaminas como la C y electrolitos como las sales minerales, el magnesio, el calcio y el potasio, que ayudan a rehidratar el cuerpo de manera rápida.

Mantequilla de cacahuete: reduce el colesterol

Lo primero que una piensa es que engorda y no puede ser saludable. Nada más lejos de la realidad, siempre que se consuma en su justa medida y de buena calidad. No contiene grasas saturadas, ayuda a reducir los niveles de colesterol, el riesgo de diabetes, refuerza el sistema inmunológico y regula el tránsito intestinal.

Jackfruit o la fruta que sustituye a la carne

Le llaman «la fruta más grande del mundo» ya que puede llegar a pesar hasta 50 kilos. Es originaria de la India, rica en proteína, magnesio y vitamina B. Se dice que podría ser un sustituto de la carne: su textura es fibrosa, es fuente de proteínas, fitonutrientes, fibra, tiene altas cantidades de potasio, magnesio, y vitaminas B y C, no contiene azúcar ni grasas saturadas, y media taza equivale a tan solo 95 calorías. Entre sus numerosas propiedades están el ser antibacteriana, antiinflmatoria y antioxidante.