Sus caricaturas son inconfundibles y ahora también se ha lanzado a la literatura infantil. El ilustrador donostiarra nos habla de su obra desde Mallorca, donde reside junto a su pareja y sus hijos.

El donostiarra Ivan Mata ha ilustrado una adaptación infantil de Don Quijote de la Mancha (Disset Editions). Una obra muy personal, realizada junto a su compañera, la pedagoga Esther Zarrías, quien se ha encargado de la adaptación del texto. “Queríamos hacer algo juntos y dedicárselo a nuestros hijos. Hacer algo con una persona a la que quieres mucho, siempre y cuando haya buen entendimiento de trabajo, es una bonita manera de encontrarse que perdura en forma de libro”, nos comenta. Actualmente, reside en Sineu (Mallorca), pero recalca que en el futuro no se imagina viviendo en otro sitio que no sea Donostia: “Quisiera volver al sitio donde nací, vivir rodeado de mi familia y mis buenos amigos, en definitiva, cerrar el ciclo”.

Con una larga trayectoria en el mundo de la ilustración, afirma, entre bromas, que su deseo es “terminar viviendo del cuento”: “Llevo un tiempo haciendo mis propios proyectos, desde el guion hasta las ilustraciones. Es un trabajo especialmente satisfactorio, porque gozas de la libertad total de contarle al niño lo que tú quieres, tanto narrativa como visualmente. Desde que soy padre me motiva especialmente creer que puedo aportar algo a la educación de un niño”.

Uno de sus puntos fuertes son las caricaturas, con su estilo inconfundible y también, por qué no, cierto toque canalla que nos encanta. “El proceso creativo empieza con la primera impresión que te da el personaje, por sus rasgos, sus expresiones… Tratas de exagerar al máximo los rasgos, los gestos, más significativos de esa persona. Luego lo vas bocetando mediante muchas líneas y finalmente te quedas con las más importantes”, explica.

Creatividad desde lo cotidiano

Su estilo personal viene, en parte, de una actitud abierta a encontrar la inspiración en cualquier parte, también en lo cotidiano. “Intento empaparme de todo lo que siento y veo a mi alrededor: desde una ilustración de otro dibujante, a  la forma en la que están dispuestas las pinzas del tenderete de mi casa. Cualquier cosa puede sugerir algo nuevo. La imaginación te puede llevar por muchos caminos”.

Sobre los materiales que utiliza, en el caso de la caricatura de Bárcenas, está compuesta de recortes de periódico. “Empecé a probar con papeles de recortes que voy recopilando, en este caso con papeles de periódico, sobre ellos empecé a pintar con acrílicos y finalmente las líneas las tracé con un lápiz de grafito acuarelable, disolviendo con agua las partes que me interesaba”.

“Cualquier cosa puede sugerir algo nuevo, hasta la forma en la que están dispuestas las pinzas del tenderete de mi casa. La imaginación te puede llevar por muchos caminos”.

En cuanto al tiempo que dedica a cada creación, aclara que es muy variable. “La dedicación se mide de otras maneras, como por ejemplo la ilusión con la que trabaje ese día. A veces le dedicas diez horas a una ilustración y pierde la frescura que pueda tener una que te ha llevado media hora. La perspectiva personal de un cliente también puede dar lugar a que ese día no hagas un buen trabajo”.

No aburrirse y mantener la ilusión son, precisamente, sus premisas. “Estoy abierto a muchas cosas, a todas las que me generen ilusión, las que no me dejan despegarme de la silla del estudio. Algún día me gustaría probar con la animación”, nos adelanta. Otro de sus proyectos que aún no ha visto la luz es un cuento para niños que acaba de terminar y con el que nos dice estar “muy satisfecho”. Estaremos atentos.

Si no estás, ¿no existes?

Hace poco ha abierto cuenta en Instagram, algo que sus seguidores echábamos en falta. “El trabajo de ilustrador es solitario y, de alguna manera, lugares virtuales como Instagram te conectan con otros compañeros de oficio. Además de seguir a los ilustradores que más me gustan, las redes sociales me interesan también para enseñar lo que hago, pero ojo, te pueden alejar de la relación inmediata con tu entorno social si no las sabes utilizar bien”.