Internet nos ha brindado la oportunidad de descubrir nuevos formatos literarios llenos de relatos de lo más interesantes

En apenas unos años el mundo de la narrativa ha sufrido un cambio radical. Y ya no hablamos solo de los ebooks, que fueron toda una revolución, sino de Twitter principalmente, donde algunos usuarios forman hilos para contar historias, o apps que se han convertido en plataformas óptimas para difundir literatura. Algunos casos de éxito han marcado un hito narrativo sin precedentes, lo que demuestra que no importa tanto el soporte, sino la historia en sí.

El otro Manuel

En Twitter no se había visto nada igual hasta que Manuel Bartual probó a contar un relato. Y vaya si acertó. Fue el 21 de agosto de 2017 cuando el dibujante de cómics, diseñador gráfico y editor lanzó el siguiente tuit: “Ando de vacaciones desde hace un par de días, en un hotel cerca de la playa. Iba todo bien hasta que han comenzado a suceder cosas raras”. Durante siete días relató tuit a tuit y en tiempo real sus angustiosas vacaciones. ¿El secreto del éxito? La autenticidad de su narración; hasta hubo gente que creyó que era verdad. Quién le iba a decir que al término de la historia sus 16.000 seguidores de entonces aumentarían en medio millón y se convertiría en trending topic mundial. Después ha contado otros relatos, pero ninguno ha llegado a alcanzar el éxito del primero.

Emilio y Mari

El periodista de La Sexta Oriol Querol es otra de las personas a las que hay que seguir en Twitter sí o sí. Tiene historias de lo más interesantes para contar y con su modo de hacerlo nos cautiva a todos. En este caso no se trata de ficción, sino de hilos de investigación. Es decir, historias de verdad, de gente de carne y hueso. Hace poco publicó un relato de lo más entrañable que comenzaba así: “¿Os acordáis de la misteriosa esquela del hombre que había ‘dejado este mundo sin haber aportado nada de interés’? He encontrado algo, una especie de cápsula del tiempo, que demuestra que eso no era verdad. Hagamos un viaje, hacia el mejor verano de su vida”. En los sucesivos tuits desvela quién era realmente ese hombre, Emilio, gracias a una investigación que llevó a cabo. El final no tiene desperdicio.

Huyendo del vicio

Fuera de Twitter tenemos otras plataformas dedicadas a la literatura. Es el caso de Wattpad, donde cualquier usuario puede dar rienda suelta a la imaginación y escribir, capítulo a capítulo, una novela. Así fue como comenzó Jon Azcueta. El joven vasco no se esperaba que tanta gente pudiera estar leyendo lo que escribía. Y no solo leyendo, sino dando su opinión. Así surgió “Huyendo del vicio”, de forma interactiva, escuchando a su público y actualizando cada semana: “Vive capítulo a capítulo la historia de Leo y Maria, dos jóvenes que por casualidades de la vida, acaban trabajando juntos en un pequeño pueblo llamado Trespadejo”. En poco tiempo se transformó en uno de los autores más leídos de dicha plataforma pionera en ciberliteratura: llegó a ser el hashtag numero 1 en Wattpad en el apartado de comedia.