Millones de webcams instaladas en los sitios más singulares e insospechados nos ofrecen una nueva perspectiva

Nos guste o no estamos rodeados de cámaras. Las tenemos en nuestros smartphones, las cámaras de seguridad también nos vigilan, y ni que decir tienen los drones que nos sobrevuelan. Es por eso que puede que nos sintamos un poco observados. Llegados a esta situación, ¿por qué no pasar de ser observados a ser observadores? Cerca de 200.000 webcams de acceso libre repartidos por todo el mundo nos permiten hacerlo a través de internet.

Fenómenos naturales

Ver una aurora boreal en vivo y en directo es una de esas cosas que hacer al menos una vez en la vida, pero quien no tenga esta suerte siempre podrá recurrir a las webcams de Alaska, Islandia o Suecia. Sí, vale, no es lo mismo que verlas in situ, pero merece la pena echar un vistazo. Lo mismo que observar volcanes en plena actividad. El observatorio de Volcanes hawaiano, por ejemplo, tiene instaladas varias cámaras en varios volcanes que han entrado en erupción. Y de la lava pasamos al agua, ya que los géiseres de Islandia también pueden ser vistas en tiempo real.

¿Vamos al zoo?

Parques y reservas de EEUU, Asia o África han instalado webcams para mostrar imágenes en tiempo real de animales salvajes. Por ejemplo, podemos irnos hasta Zambia y ver lo que hacen elefantes, cebras, leones, monos u otros animales africanos. En cambio, si eres más de animales acuáticos, te interesa saber que en el océano de Canadá hay una cámara web a 75 pies de distancia debajo del mar. Y para los más curiosos, una cámara ubicada en la orilla del lago Ness vigila las 24 horas del día con el único objetivo de cazar al monstruo.

Viaje express

En cuestión de segundos podemos pasar del bullicio del Times Square de Nueva York a la tranquilidad que inspira Petra, en Jordania. Y es que gracias a las cámaras urbanas situadas en los lugares más emblemáticos de las ciudades podemos ver vía streaming lo que sucede en cada sitio en tiempo real. La Puerta del Sol de Madrid, la Fontana di Trevi en Italia o el mismísimo cruce de Abbey Road… Cuenta la leyenda que cada dos minutos, 5 grupos de turistas imitan la famosa portada de The Beatles. Así que ya sabes, si viajas una de estas ciudades sonríe a la cámara.

Vuela alto, muy alto

Se trata de las cámaras más alejadas de la Tierra, concretamente, en la Estación Espacial Internacional. Gracias a ellas podemos ver en cada momento las vistas que puede tener cualquier astronauta que se encuentre allí arriba, y es que la NASA emite en tiempo real imágenes captadas por cuatro videocámaras de alta definición. Pero eso no es todo. Además de ver imágenes fabulosas de nuestro planeta, también hay webcams en el interior de la Estación, lo que nos permite ver y escuchar las conversaciones de los astronautas como si de un ‘Gran Hermano’ espacial se tratara.