Hasta el ser más despiadado tiene su corazoncito por estas fechas. O al menos eso es lo que nos ha enseñado el cine. Para muestra, estos cinco personajes que odian y aman a partes iguales el turrón, los regalos y los copos de nieve.

  1. Harry Lime y Marv Merchants

La Navidad es la mejor época del año para robar. Eso es lo que creen Harry Lime y Marv Merchants, que aprovechan las casas vacías de los que se van fuera a pasar las fiestas para hacer de las suyas. Gracias a Solo en casa sabemos que la Navidad no solo es un buen negocio para los centros comerciales, sino también para los ladronzuelos. Qué curiosa coincidencia, ¿no?

  1. Bigfoot

Seguimos con las oportunidades de negocio que ofrece la Navidad. En Pottersville, Michael Shannon da vida a un respetado hombre de negocios de un pequeñito pueblo que descubre, como regalo de Santa Claus, que su mujer prefiere estar con otro. ¡Toma regalazo! Desesperanzado, el bueno de Shannon decide emborracharse en la noche de Navidad y desatar el caos disfrazado de Bigfoot. Unos vídeos caseros de sus actos se viralizan por la red, convirtiendo al pueblo en un nuevo destino para los turistas deseosos de cazar al Bigfoot. Eso sí que es rentabilizar bien una ruptura.

  1. El Pingüino

Si tus padres te abandonan en Nochebuena, ¿cómo vas a amar este día? El villano de Batman Vuelve es criado por una colonia de pingüinos en las cloacas de Gotham, deseoso de vengarse de la sociedad que vive sobre él. Sin embargo, al salir a la superficie empieza cogerle el gusto a eso del capitalismo. Su buenrollismo dura poco. Batman tiene que estropearlo todo yendo a por él. Jolín Batman, déjate llevar algún día por el espíritu de la Navidad y sonríe algo más, aguafiestas.

  1. Bad Santa

En realidad, a Willie, el protagonista de Bad Santa, la Navidad no le sienta mal. Es la única semana del año que trabaja, disfrazado de Santa Claus en un centro comercial, donde arrasa haciéndose con todo lo que está a su mano. Con el botín capturado le da para vivir el resto del año a base de alcohol, prostitutas y hoteles de lujo. Si eso no es una historia de amor con la Navidad, ¿qué lo es?

  1. El Grinch

Sin lugar a dudas, el Grinch es el personaje de la historia del cine que más odia la Navidad. Tras sufrir todo tipo de perrerías en su adolescencia, el Grinch vive aislado de todo el mundo. Su único placer es vengarse fastidiando la Nochebuena de todo el que pueda. Pero hasta el ser más despiadado tiene su corazoncito y el Grinch, en el fondo, está dispuesto a cambiar. Es lo que tienen esta fechas, que siempre nos hacen ser mejores personas hasta sin querer serlo.