Este año el verano ha sido muy potente y parece que la época de abrigos y bufandas queda ya muy lejos. Pero para los de buena memoria, sabrán que el verano llegó este año el 13 de julio, por lo que no es algo raro que se haya alargado. Esto nos aporta un montón de aspectos positivos. El fin del verano supone un punto de inflexión que esta vez se ha retardado consiguiendo así que nuestra energía y nuestra vitalidad sigan en auge. Y cómo no, esto se ve reflejado en todos los aspectos de nuestra vida. Pero, ¿y en la moda?

1 TIREMOS DE FONDO DE ARMARIO

No dudemos ni un solo segundo en seguir utilizando toda la ropa de verano. No es un periodo de transición sino de continuidad. Así que sigamos utilizando capazos, vestidos, sandalias, gafas de sol, sombreros y demás como si del verano se tratase hasta que las temperaturas empiecen a descender. Que si el clima sigue su ciclo natural, este año va a ser más tarde de lo que acostumbramos.

2 EL TRIUNFO DEL ESPARTO

El esparto ha sido la tendencia más notoria este verano. Todos los bolsos de mimbre y las alpargatas han sido las más explotadas. ¿Cuál es el secreto de este elemento? Su neutralidad. Es discreto, cómodo y combina con todo. Es por la misma razón que este otoño podemos seguir utilizándolo sin problema. Eso sí, las sandalias de cuña de esparto pueden ser sustituidas por algo más cerrado como las alpargatas. Una sugerencia: no las uses con los días de lluvia porque encogen.

3 LA CONTINUIDAD DEL ESTAMPADO FLOREADO

Los estampados siempre se ponen de moda en épocas estivales, pero este año sin duda el estampado floral ha sido el claro ganador. Tanto que continuamos con él al menos en esta temporada. ¿Qué varía? El colorido. En verano los tonos son más potentes que en este comienzo de otoño. Se respetan la formas de los estampados pero los colores se suavizan un poco neutralizándolos.

4 MANTENER EL BRONCEADO A TRAVÉS DEL COLOR

Inevitablemente el volver a los oscuros es casi un clásico. Insisto en que el verano se alarga y es por ello que las prendas también. Aprovechemos al máximo, los rayos de sol y las temperaturas son las que determinan nuestro vestuario. Sé atrevida y no te cortes a la hora de ponerte de un color fresco y llamativo, potenciará tu moreno sin duda.