El Nuevo Anoeta será el símbolo de unión de todos los realistas

Cómo pasa el tiempo. Este 2018 la segunda casa txuri-urdin cumple 25 hermosos años. Desde su apertura en el verano de 1993, el estadio de Anoeta se ha convertido en un lugar lleno de entrañables recuerdos.

Todos y cada uno de los realzales tendrán muchas anécdotas, muchas historias y muchas vivencias que contar. No todas habrán sido positivas, pero sin duda, todas forman parte de la vida de cada uno de ellos y de ellas.

En mi caso, Anoeta y yo hemos ido creciendo prácticamente a la par. Mi primer recuerdo del estadio es que, junto a otros niños y niñas, pude saltar al campo para sacarme una foto con el equipo; tenía alrededor de 8 años. En ese momento no era consciente de lo que la Real iba a significar en mi vida.

Con el paso de los años, mi asistencia al estadio ha ido creciendo hasta convertirme en una asidua a todos los partidos que puedo ir. En él he vivido momentos muy felices, que para mí son aquellos en los que siempre gana el equipo. De entre ellos, sin duda, el partido en el que el equipo consiguió volver al sitio que le corresponde, la Primera División, es el momento más feliz que hemos vivido el estadio y yo. Pero, para vivir este gran momento, desgraciadamente, ambos tuvimos que sufrir otros verdaderamente tristes: ver cómo el equipo se iba a la Segunda División irremediablemente.

A pesar de todo, Anoeta nos ha dado más alegrías que penas. Hemos podido presenciar abrazos, lágrimas, saltos de alegría, en definitiva, momentos inolvidables que nos han hecho ser un poco más felices.

Como toda casa, con el paso del tiempo necesita ser reformada. A la casa de la Real le ha llegado el momento de hacer esa reforma. El deseo de suprimir las pistas de atletismo por fin se va a ver cumplido y junto a él, la mejora de las instalaciones, accesos y la comodidad para todos los usuarios de la Casa.

Mi mayor deseo es que esta reforma sirva para algo más que para hacer desaparecer las pistas de atletismo o que estrenemos nuevos asientos. El nuevo Anoeta debe de unir todavía más al equipo con su afición y que los jugadores sientan el calor de los suyos en todo momento.

Deseo que la nueva etapa de Anoeta traiga consigo más momentos felices que tristes y que yo siga viviéndolos junto a él con la mayor emoción e ilusión posible.