El actor, guionista y cómico Iker Galartza ha conseguido ser lo que quería ser de pequeño, payaso. Aunque no se haya reído ninguna vez esta semana, asegura llevar todos los días de la misma sonriendo, ya que afirma “estar feliz”. Ahí es nada.

¿Antes de salir a actuar en Gure zirkua, controla los nervios o ellos le controlan a usted?

Yo creo que controlo los nervios, si no los controlas es complicado llevar adelante los espectáculos.

¿Qué se va a encontrar el público que acude al espectáculo Gure zirkua?

Sobre todo alegría. Va a encontrar un espectáculo familiar, para todos los públicos. Va a ver a una familia actuando para otras familias.

¿La mejor broma que nunca haya hecho?

Yo no acostumbro a hacer muchas bromas, aunque sea cómico no soy muy bromista. Sí puedo vacilar, pero bromas pocas.

¿Un grupo de música?

Akelarre es una banda que me gusta desde que soy joven.

¿Qué quería ser de niño?

Payaso. Espero poder seguir haciéndolo aunque tenga que ganarme la vida con otras cosas; como la televisión o el teatro. Pero lo que más me gusta es hacer el payaso.

Dime algo que le haya hecho reír esta semana.

Creo que no me he reído en toda la semana ni una vez, pero llevo sonriendo toda la semana. Estoy feliz.

¿Preferiría viajar al futuro o al pasado?

Al pasado, para poder ver algunas cosas que me cuentan. Lo que venga ya se verá.

Si le preguntamos a su mejor amigo por su mayor defecto, ¿qué diría?

El cabrón me diría que yo mismo soy un defecto.

¿La vida de Bryan o Amanece que no es poco?

La vida de Bryan.