Lo ha hecho él solito

Donald Trump ya está preparado para asistir a cualquier fiesta de Euskal Herria. No se asusten no es una invitación. Ayer en una reunión con los principales líderes mundiales y el secretario general de la ONU, se preparó el solito un kalimotxo y brindó con él. Para el brindis se había servido vino tinto y el presidente estadounidense, que no se priva de cualquier extravagancia, decidió mezclarlo con una coca-cola light y así, sin que nadie le diera la receta, el solito se hizo un combinado de gran tradición en Euskadi. Ya solo le queda organizar un botellón en los jardines de la Casa Blanca con todos su colegas que mandan por el mundo.

El toma 12 botellines diarios de este refresco y le debió de parecer poco adecuado para brindar con él mientras los demás lo hacían con vino. Ha nacido el kalitrump.