Si te gusta estar a la moda, pero las compras no son lo tuyo, estás de suerte. Con tan solo unos clics, podrás recibir en tu casa prendas seleccionadas por un personal shopper

Las tornas han cambiado. Ir de tienda en tienda, elegir diferentes prendas y hacer colas en un probador es ya cosa del pasado. Ahora es posible que otros se encarguen de esta tarea por tí; es decir, podemos hacer shopping sin salir de casa gracias a un servicio de personal shopper online. De este modo, un estilista se encarga de seleccionar exclusivamente prendas que se ajustan a tu talla, estilo y personalidad y en pocos días recibes una caja sorpresa. ¿Qué contendrá? Averiguarlo es de lo más divertido.

Antes de ello, lo primero y más importante es dar información detallada sobre ti para que el personal shopper te conozca bien y acierte con sus propuestas. Para ello, previamente deberás crear un perfil a través de su página web. Una de ellas es lookiero.com, la primera en ofrecer este servicio. Se trata de una empresa bilbaína que ha marcado tendencia y que cada vez tiene más seguidores. Tras su éxito, algunos más se han apuntado a la misma moda, como es el caso de sesnineshopper.com.

Tanto en una como en otra, tendrás que aportar información básica como la talla, altura o el peso, además del color de ojos y del pelo. También es importante describir cómo es la silueta de nuestro cuerpo y señalar qué nos gusta destacar y qué disimular. Igualmente, indicarás qué tipo de ropa vistes habitualmente (entallada, recta u holgada), y el estilo con el que más a gusto te sientes: boho, casual, street, noche, minimal o clásico. Por último, deberás detallar el rango de precios en el que te quieres mover. Con todo ello, un estilista estudiará y analizará tus gustos y necesidades.

Una vez rellenado el formulario, llega el momento más emocionante: recibir la caja. Vestidos, camisetas, pantalones, abrigos, bolsos… dentro encontraremos cinco o seis prendas y accesorios. Esto no significa que debas comprarlo todo, solo se trata de probarte, como si estuvieras en el probador de una tienda. Así, te quedas solo con aquello que te gusta y lo que no, lo devuelves gratuitamente. Sin ningún compromiso, puedes devolver incluso la caja al completo.

Para finalizar, tendrás que hacer el check out, el cual consiste en indicar con qué prendas te quedas finalmente, y efectuar la compra. Por suerte, si resulta que todo lo que te han enviado te gusta y te queda bien, podrás quedarte con todo y obtener un gran descuento.

Sin duda es la mejor manera de probar diferentes propuestas en la intimidad de tu habitación, con tu espejo y tu fondo de armario. Y es que, además, el personal shopper se encarga de proponer combinaciones con tus propias prendas para crear nuevos looks. Cuántas veces hemos dejado de probarnos ropas porque no nos llaman la atención o simplemente porque creemos que nos van a quedar mal. Todo dependerá de cuán aventureros y atrevidos seamos a la hora de descubrir nuevas tendencias.