La primavera nos devuelve el colorido y la ilusión. Apartamos el mal tiempo y ganamos horas de sol, lo cual hace que nuestras prendas luzcan más vivas y luminosas. Sin embargo, es un periodo también de confusión, en el que muchas veces no sabemos qué ponernos. He aquí una serie de consejos para que luzcas estupenda esta primavera.

1 El tiempo está muy loco

En primavera, los días pueden ser muy locos y en unas pocas horas pasar de un tiempo típicamente otoñal, a un día de verano. Por eso no queda más remedio que adaptarse a lo que nos depare cada día. Aquí nos ayudará el socorrido concepto de la ropa de entretiempo. Ten claro que es momento de guardar la ropa de abrigo y también de retener esos vestidos ligeros y flúor que tan bien se ven en verano, pero que aún no nos favorecen demasiado. Es momento de vestirse con chaquetas, parkas que no lleven rellenos, cambio de bufandas por fulares y gorros por boinas o sombreros más atemporales.

2 Guarda, de momento, el flúor

Aunque en artículos anteriores recomendaba el cese del abuso de los negros, marrones y grises, lo cierto es que este invierno han sido unos colores muy recurrentes. Ahora, sin embargo, ya no tenemos excusa. El calendario nos indica que el invierno ha pasado, y es por ello que tenemos tarjeta verde para sacar del armario toda la gama cromática, dejando los flúor a un lado, ya que todavía no es su momento. Tiempo al tiempo que todo llegará. De momento, vamos a disfrutar de tonos más cálidos como el rojo, naranja, amarillo, azul índigo…

3 La viscosa, una apuesta segura

Es uno de los grandes inconvenientes de esta temporada. Nos cuesta encontrar el término medio entre tejidos de lana y gasas, pero confirmo que existe. El algodón y la viscosa no son solo tejidos muy usuales en ropa de entretiempo, sino que además esta última tiene una composición deliciosa que hace muy favorecedora la caída de las prendas. Pásate a la viscosa tanto en vestidos, como chaquetas, jersey, sudaderas, cubrepolvos… va a ser un acierto seguro.

4 Sí a los brillos, pero con sutileza

Los brillos y las lentejuelas no pasan de moda. No hay temporada que se resista a ellas y es por ello que no podíamos olvidarnos de este concepto. El brillo ya no es solo cosa de eventos o fiestas nocturnas. El brillo está en todas partes: en chaquetas vaqueras, vestidos, jerseys, e incluso en calzado, además de estar presente en todos los complementos que puedas imaginar. Hazte con varios de ellos si quieres estar a la última. No abuses, menos es más. La clave es ser sutil.

5 Hay vida después del pitillo

El vaquero es la prenda clásica por antonomasia. El caso es que últimos años ha estado encasillado en el pitillo, y la buena noticia es que esta temporada, por fin, se abre a un abanico de posibilidades: acampanados, boyfriend, slimfit, tobilleros…

Siguiendo estos cinco consejos, irás a la última sin volverte loca. Verse guapa es fundamental para el estado de ánimo, tanto por fuera como por dentro, porque el orden de factores no altera el producto.