Acaba de comenzar una nueva etapa. Otra más. Y es que Amaia Txabarria, un referente en la moda de baño de Euskadi, ha trasladado su negocio a la céntrica calle Fuenterrabía de Donostia. Situada en pleno meollo comercial, la diseñadora se muestra muy ilusionada con el cambio.

Amaia Txabarria, tienda de bañadores en la calle Hondarribia 15

“Es una zona con mucho y buen comercio. Estoy muy bien rodeada, tanto por el tipo de tiendas, como por el hecho de que muchas son amigas mías. Y eso solo puede traer cosas buenas”, afirma.

Por otra parte, confirma que sigue con la misma filosofía de siempre, pero ahora ubicada en un coqueto y bonito local que le ha valido para seleccionar las más exclusivas de las prendas. Así, seguimos encontrando en su tienda bañadores, sujetadores y pantis de la mejor calidad, también para tallas grandes. “Parece que si estás rellenita tienes que ir de negro, y eso no es así. Ahora que viene el buen tiempo hay que atreverse con colores vivos: amarillo, fucsia, etc”.

A la inauguración de su nuevo local, que se produjo el pasado mes de marzo, asistieron numerosos rostros del mundo de la moda, la estética y la comunicación. También acudió el alcalde de la ciudad Eneko Goia acompañado de su mujer. “Es muy gratificante comprobar que el ayuntamiento está apoyando el pequeño comercio”, opina Txabarria.

Lo cierto es que Amaia Txabarria lleva más de 25 años en el sector, y sigue al pie del cañón como el primer día, luchando por permanecer en el cambiante mundo de la moda, y siempre apostando por el pequeño comercio. “La clave es diferenciarme de las grandes marcas, con mis propias colecciones y con productos de calidad. He recibido ofertas para ubicarme en grandes superficies, pero sigo pensando que no hay nada como estar a pie de calle”. La apuesta por el comercio local le viene de familia. Corría el año 1942 cuando su amama abrió la primera tienda de bañadores de la saga, a la que después siguió su propia ama Begoña, ya fallecida. La saga continua, y esperemos que por mucho tiempo.