Hoy, como cada 25 de mayo, se celebra el día del Orgullo Friki, en el que todas aquellas personas a las que nos gusta la fantasía y la ficción celebramos nuestra “peculiaridad”. Asumámoslo, lo friki está de moda: franquicias como Harry Potter han terminado con el estereotipo del típico adolescente marginado, jugador asiduo de Dragones y mazmorras. Ahora cualquiera puede ser friki y decirlo en voz alta sin sentir que es un bicho raro, lo cuál es positivo para todo el mundo.

Sin embargo, hubo una época en la que no era tan sencillo. A mi mismo me han llegado a llamar friki más de una vez en tono despectivo, sobre todo durante mi infancia. Y no sienta bien, hasta tal punto que prefieres renegar de tus gustos o, al menos, mantenerlos en secreto en cierta medida. Pero agua pasada no mueve molino y además hoy debe ser un día de celebración, no nos pongamos cenizos.

Este mensaje es para todos aquellos que disfrutamos con cada nueva entrega del Universo Cinematográfico Marvel, para los que no pueden esperar a que se estrene Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald en noviembre, para los que el 14 de agosto volveremos a Azeroth una vez más para luchar por la Horda (o por la Alianza, si te gusta perder), para los que estamos deseando salir de la oficina para ir a ver Han Solo: una historia de Star Wars al cine (aunque ver a Solo sin que sea interpretado por Harrison Ford) y, en definitiva, para todos a los que, de vez en cuando, nos gusta vivir en otros mundos: ¡Feliz día del Orgullo Friki!