Abre los ojos. Te encuentras encerrado en una habitación que desconoces. Un cronómetro indica que tienes una hora exacta para conseguir escapar. ¿No sabes cómo? Utiliza tu ingenio y lo conseguirás

Así comienza el juego de las escape room, el nuevo fenómeno de ocio que ha traspasado la pantalla pasando de ser un videojuego a convertirse en una experiencia real. Se trata de un reto muy ambicioso y, a decir verdad, no es tarea fácil encontrar la salida. De hecho, muy pocos pueden decir que han superado la prueba. Y tú, ¿serías capaz de escapar?

Stylo ha tenido el placer de vivir en primera persona el juego de las escape room de la mano de Mitologik. Hemos podido conocer de cerca la historia de la mitología vasca y nos hemos sumergido en las leyendas de las Lamiak, Basajaun o la diosa Mari, entre otros. Es de mencionar la maravillosa ambientación de esta habitación de escape; verdaderamente nos hemos sentido parte de la historia. Nuestra misión era encontrar un Eguzkilore, capaz de ahuyentar con su luz a los espíritus malignos, las tormentas y cualquier otro peligro. Embarcarnos en su búsqueda nos ha traído algún que otro quebradero de cabeza, pero tenemos que reconocer que hemos disfrutado como enanos. Nos hemos reído, otras veces nos hemos desesperado y en algún momento también nos hemos asustado. En definitiva, ha sido un verdadero cúmulo de emociones y una aventura única. Hasta aquí puedo leer…

Antes de ponerte nervioso debes saber que no estarás solo. En esta experiencia trepidante te acompañarán amigos, familiares, compañeros de trabajo… lo que tú prefieras, pero nunca más de seis personas. Entre todos deberéis resolver todas las pruebas que se os presenten, sin competir entre vosotros y fomentando el trabajo en equipo.

59:59 COMIENZA EL JUEGO Observa atentamente todo lo que te rodea y analízalo bien: espejos, cuadros, jarrones, ropa… No pases nada por alto, la cosa más insignificante podría esconder una gran pista. Tu misión es encontrarlas. Fíjate bien en los dibujos o textos que pueda haber, es muy probable que contengan algo importante. Y, sobre todo, rebusca, toca, mueve, desmonta… haz todo lo que se te ocurra. Pero cuidado, con un mal movimiento podrías ser penalizado restándote minutos, así que sé precavido y piensa bien antes de hacer algo o todos tus compañeros se te echarán encima.

55:00 A nada que empiezas a indagar te encuentras con armarios cerrados, cajones que no se abren, maletines bloqueados… he ahí el problema. Tu trabajo es encontrar las llaves y los códigos que abren todos y cada uno de los candados. De pronto te das cuenta de que hay letras o números grabados en el mobiliario. ¿Habrá que ordenarlos según el abecedario? o ¿habrá que pasarlos a números romanos? Ten por seguro que de alguna manera tienen su significado, solo tienes que darle rienda suelta a tu imaginación. Memoriza todas las posibilidades, puede que sea la contraseña para destapar algo.

45:00 Ya vas cogiendo ritmo: has conseguido desbloquear unos cuantos candados y esto te ha aportado nuevas pistas. Sigue así, no hay tiempo que perder. No te olvides de que también puede haber pistas falsas que te harán romperte la cabeza intentando buscar una solución. No malgastes el tiempo en ellas, no te llevarán a ninguna parte.

30:00 ECUADOR DEL JUEGO Has gastado la mitad de tu tiempo y crees que apenas has avanzado: te has bloqueado. No pasa nada porque todo tiene solución. Solo tienes que pedir una pista, entonces una voz aparecerá de la nada y este te indicará por dónde tirar. Por un momento te sentirás como un concursante de Gran Hermano obedeciendo al Súper. Pero no abuses; esta ayuda no estará disponible siempre que la necesites.

25:00 Los minutos siguen corriendo y aún no has conseguido localizar la cerradura que coincide con la llave que tienes en tus manos. ¿Qué abrirá? Debe ser algo importante. Lo que está claro es que hay que darse mucha prisa. En una escape room nunca se sabe, cualquier cosa puede ocurrir.

15:00 Queda un cuarto de hora nada más. Encuentras más objetos que de primeras no le encuentras sentido y te preguntas, ¿para qué me puede servir esto? Puede ser cualquier cosa, desde un hacha hasta lingotes. Todo vale. Sigue dándole vueltas a la cabeza, algo se te ocurrirá.

5:00 Son los últimos minutos del juego. De pronto a uno de vosotros se le cambia la cara: ha tenido una idea. Os lo cuenta. Os parece factible y empezáis a desempeñarlo con todo lo que tenéis a vuestro alcance. La cosa va bien, pero os queda poco tiempo. ¡Qué nervios! Quedan muy pocos segundos…

00:03 Enhorabuena, habéis completado la misión con éxito.