inflatable-sleep-hoodie-hypnos-27Vivir en el siglo XXI conlleva ajetreo constante: el de viajar de casa al trabajo y del trabajo a casa, siempre con prisa, el de no poder estar sentado más de cinco minutos sin sentir una especie de remordimiento por la cantidad de cosas que tienes que hacer y que constantemente aplazas. Para luchar contra el ritmo de vida frenético del mundo moderno, allá por 2015 Josh Woodle diseñó un producto revolucionario: la Hypnos Sleep Hoodie, una sudadera con una especie de almohada inflable incorporada en la capucha. El crowdfunding de lanzamiento fue un éxito absoluto.

Lo que comenzó como una humilde campaña de Kickstarter es ahora un negocio de éxito; la Sleep Hoodie (la compañía Aros, que actualmente comercializa el producto, desechó el nombre Hypnos) ya no es solo un producto, es una gama completa de sudaderas, jerséis y chaquetas tanto para mujeres como hombres y con múltiples tallas y colores. Eso sí, con un denominador común: ese cojín hinchable que rodea tu cabeza y que, si te pilla en un momento de debilidad, te hará caer al reino de Morfeo tan rápido que no sabrás distinguir qué ha sido sueño y qué realidad. La Sleep Hoodie permite a sus usuarios transformar, mediante unos pocos soplos de aire (se hincha en solo tres segundos, dice el anuncio), el asiento de tren, avión o bus más incómodo en un perfecto sustituto de cama. Es un producto diseñado principalmente para viajeros asiduos  pero, por qué negarlo, también es tentador para el resto de mortales. La filosofía del producto es simple pero acertada: aprovechar cada pequeño momento en el que uno no tiene nada que hacer para reponer fuerzas con una siesta. Aunque si lo utilizas en transporte público puede que debas ponerte una alarma, por lo que pueda pasar.

Para más información, las Sleep Hoodies están disponibles en la web www.shoparos.com.