El Museo Vasco del Ferrocarril de Euskotren traslada al visitante a una época de trenes de vapor con la posibilidad incluso de transformarlo en fogonero por un día

DIARIO NOTICIAS DE GIPU (556047)

Foto: Gorka Estrada

Si deseas descubrir no solo una parte de la historia del transporte vasco, sino también de la europea, debes acudir al Museo Vasco del Ferrocarril de Euskotren. En el museo situado en Azpeitia se encuentran los más completos conjuntos de máquina-herramienta de Euskadi. Su taller mecánico se mantiene tal y como fue inaugurado en 1925, con su motor eléctrico original que hace funcionar sus 16 máquinas a través de un sistema complejo de poleas, correas y embarrados. El antiguo Ferrocarril de Urola conserva además, vehículos de todo tipo, desde locomotoras de vapor, tanto diesel como eléctricas, hasta automotores y diversas clases de vagones. En la primera planta del museo se encuentra una muestra excepcional de todos los uniformes utilizados en el ferrocarril vasco desde finales del siglo XIX hasta la llegada del AVE. Mientras, el segundo piso está destinado a las mejores colecciones de relojería ferroviaria del mundo, transportando al visitante en un viaje en el tiempo de más de un siglo.

Pero para desplazarse realmente a esa época, es necesario viajar en uno de los trenes de vapor. El museo ofrece los sábados, domingos y festivos viajes desde Azpeitia en estas antiguas locomotoras, y todos los domingos existe la posibilidad añadida de realizar el viaje desde la propia cabina. El visitante puede formar parte de la historia de la locomoción, convirtiéndose en fogonero por un día y acompañando al maquinista desde la realización de los preparativos previos para la puesta en marcha de la locomotora de vapor, hasta la realización del viaje de ida y vuelta en el trayecto Azpeitia-Lasao. Una auténtica manera de conocer la tecnología de hace un siglo. Eso sí, los interesados en esta actividad han de reservar con 72 horas de antelación a museoa@euskotren.eus.

Seáis apasionados de la locomoción o no, no podéis dejar pasar la oportunidad de conocer cómo viajaban nuestros antepasados y descubrir un cachito de nuestra historia reciente. Para ello, solo tenéis que acercaros a Azpeitia y descubrir el museo.